Lo que peor llevaba el oso “Pitillo” de vivir en el Polo Norte no era el frío, sino que allí no había tabaco. Menos mal que, de vez en cuando, pasaba algún excursionista para poder pedirle un cigarrito, a lo que siempre respondía con un “gracias, majo”.

FiN.

*Lee todas las CRÓNICAS PASMOSAS aquí: https://elcapitancarallo.com/category/cronicas-pasmosas/