Cuando el Batallón de Infantería Asturiano de Catapulta de Bulnes se quedó sin munición en la guerra contra Francia, comenzaron a lanzar cualquier cosa que encontraban al bando contrario: piedras, sillas, ovejas e incluso algún perro.
La ventaja de estos últimos es que sabían volver a casa después de morder al enemigo y los podían reutilizar. 

FiN.

*Lee todas las CRÓNICAS PASMOSAS aquí: https://elcapitancarallo.com/category/cronicas-pasmosas/